Aprovechar la energía del sol para mejorar la vida

Muchos estadounidenses han decidido ser más independientes energéticamente, y quieren contribuir a evitar una crisis energética muy previsible. Han decidido apostar por la energía solar. Crear una casa con energía solar es un esfuerzo que requiere una inversión inicial, pero los costes se reducen cada día. La energía solar proporciona beneficios a largo plazo. No sólo para el propietario de la casa, sino también para el medio ambiente.

Ahora que la energía solar es más eficiente, puedes reducir o incluso eliminar tu factura eléctrica, aumentar el valor de tu casa y contribuir a un medio ambiente más limpio, todo al mismo tiempo. Es un buen momento para unirse al cambio a las energías renovables, y el momento perfecto para aprovechar los generosos incentivos financieros del gobierno y de las empresas locales de servicios públicos que pueden reducir miles de dólares del precio.

Y ahora que la energía solar se está convirtiendo en la corriente principal, su accesibilidad está creciendo. Los fabricantes de productos alimentados con energía solar se han dado cuenta del potencial de la era solar, y están creando nuevas opciones para aquellos que están considerando un estilo de vida alimentado con energía solar. Si estás preparado para entrar en la era solar, probablemente te preguntes cómo y por dónde empezar. A continuación te ofrecemos una lista de formas de convertir tu casa en una casa solar.

Ventiladores solares de ático

Los ventiladores solares de ático son un gran ejemplo de una forma sencilla de hacer que tu casa sea más eficiente energéticamente sin gastar mucho dinero. La necesidad de aire acondicionado se reduce al ventilar el aire caliente fuera de tu ático. La instalación de un ventilador solar de ático también puede aumentar la vida de los materiales de tu tejado al mantenerlos a una temperatura más baja, lo que también reduce la acumulación de humedad en tu ático. Esto evita el moho y la podredumbre en tu casa, y también puede reducir los alérgenos y la contaminación.

Calefacción solar

Los sistemas de calefacción solar están compuestos por colectores solares térmicos, un sistema de fluidos para trasladar el calor a su punto de uso y un depósito para almacenar el calor. Los sistemas pueden utilizarse para calentar el agua caliente sanitaria, el agua de la piscina o para la calefacción de espacios. Si vives en la mitad sur de Estados Unidos o en una zona igualmente soleada, podrías ahorrar potencialmente entre un 50% y un 80% en el calentamiento del agua mediante la instalación de un calentador solar de agua. El coste inicial es elevado, pero dependiendo de cómo lo utilices, el sistema puede amortizarse en tan sólo cinco años. La rentabilidad es mayor si tienes en cuenta los descuentos e incentivos que ofrecen los estados y gobiernos locales.

Bombas solares

Dependiendo de dónde vivas, especialmente en zonas remotas, el coste de las tuberías de agua tradicionales puede ser desorbitado. A menos que instales una bomba de agua solar. Un panel solar recoge la energía solar y alimenta una batería que puede mantener un suministro de agua constante y abundante.

Paneles solares

La forma más obvia de entrar en la era solar es instalar células de paneles solares en tu tejado. Las células solares, también conocidas como células FV o fotovoltaicas, vienen en muchos tamaños, colores y características de rendimiento, hechas para adaptarse a una variedad de hogares y estilos de vida. Otro factor importante que hay que tener en cuenta es que cuando los paneles fotovoltaicos se utilizan junto con electrodomésticos de bajo consumo, ¡puede que no se necesiten tantos paneles para alimentar tu casa! Las grandes tiendas de mejoras para el hogar, así como los grupos energéticos independientes más pequeños, ofrecen la instalación. Pero si eres un experto en bricolaje, puedes decidir emprender el proyecto por tu cuenta.

Pero no saques todavía el destornillador. Tanto si lo haces tú mismo como si contratas a alguien para que lo haga por ti, hay un par de aspectos técnicos que hay que tener en cuenta antes de solarizar tu casa. Por ejemplo, los permisos de construcción. Para instalar legalmente fuentes de energía renovables en tu casa, debes ponerte en contacto con la agencia de permisos de construcción de tu ciudad o condado para obtener el permiso. Podrás informarte de los requisitos específicos de tu barrio. No te olvides de los impuestos sobre la propiedad y las ventas. Dependiendo del estado en el que vivas, puedes o no estar exento de ellos a la hora de comprar tu sistema de energía renovable.

Aunque no es difícil mantener tus sistemas solares, hay que tener en cuenta la frecuencia de sustitución. Los sistemas solares térmicos necesitan que se sustituyan las válvulas cada 3-5 años y los depósitos de almacenamiento cada 10 años. Por suerte, los sistemas solares fotovoltaicos no suelen requerir mantenimiento, salvo una limpieza anual de los paneles solares. La vida de los paneles fotovoltaicos suele ser de 25 años.